ECONOMIA | Internacionales | 14/07/2015
Los mercados accionarios recibieron con gran optimismo el acuerdo in extremis logrado el domingo por la noche entre Grecia y sus socios y acreedores de la Unión Europea (UE), y que supone un fortísimo ajuste fiscal y monetario para garantizar el pago de la deuda externa del país de 320.000 millones de euros.
El consenso fue obtenido esta madrugada (europea) tras trabajosas y por momentos violentas negociaciones entre el primer ministro heleno, Alexis Tsipras, y sus pares de la Eurozona y de la UE, quienes lograron imponerle a Grecia un programa de rescate mucho más duro del que le habían planteado hace apenas 10 días. El mayor alivio para los mercados y que explica buena parte de la subida generalizada ha sido, sin dudas, la decisión del Banco Central Europeo de darle continuidad a la provisión de liquidez de emergencia a las entidades financieras de Grecia Las Bolsas de Estados Unidos se recuperaron con fuerza y el índice industrial Dow Jones cerró con un alza del 1,22%, en tanto el Nasdaq, de valores tecnológicos, avanzó un 1,48%, en una clara muestra de mejor ánimo entre los inversores por las noticias de Europa. Todos los analistas de mercado coincidieron en que los avances de Wall Street se debieron al acuerdo cerrado en la madrugada en Bruselas, el cual abre el camino para que Grecia pueda obtener un tercer paquete de ayuda financiera para que pueda seguir pagando su abultada deuda. El mayor alivio para los mercados y que explica buena parte de la subida generalizada de la jornada ha sido, sin dudas, la decisión adoptada por el Banco Central Europeo (BCE) de darle continuidad a la provisión de liquidez de emergencia a las entidades financieras de Grecia, lo que muestra un principio de viabilidad del acuerdo logrado, aunque persisten aún mayores dudas sobre la crisis política que el convenio ha abierto en ese país.